Gran transformación: médicos liberan a niña de 3 años de un tumor de 2,5 kl – mira cómo se ve hoy

1 semana
5180
Gran transformación: médicos liberan a niña de 3 años de un tumor de 2,5 kl – mira cómo se ve hoy

Melyssa Delgado Braga es una niña alegre de 3 años que vive en São Paulo, en Brasil.

Desgraciadamente la pequeña nació con un discapacidad grave, lo que hizo que su vida fuera muy complicada desde un principio.

Por suerte sus padres decidieron darle a su hijita la oportunidad de vivir una vida normal y saludable.

Pero esto no hubiera sido posible sin la solidaridad y el corazón de muchas personas desconocidas para la familia.

Nada más nacer los médicos descubrieron que Melyssa tenía un tumor en el mentón, escribe Daily Express.

A pesar de que el tumor era benigno, le fue provocando poco a poco problemas de salud. El tumor fue creciendo hasta ocasionarle problemas en el habla y la imposibilidad de comer cuando Melyssa cumplió los 3 años.

El increíble crecimiento del tumor era tan enorme que con el tiempo afectó incluso a su circulación sanguínea.

Y ello debilitó mucho a la niña quien se encontraba permanentemente cansada y apenas tenía fuerzas para moverse o jugar con su hermano pequeño.

Con él tiempo su sistema inmunológico comenzó a ser mucho más inestable.

Los padres de Melyssa, Carol de 21 años y Manasses de 25 años, estaban desesperados.

No creían que hubiera nadie que pudiera dar a su pequeño rayo de sol la ayuda médica necesaria. En Brasil la calidad de los hospitales varía mucho. En las grandes ciudades como São Paulo hay por supuesto hospitales privados muy buenos pero también costosos. Y los hospitales públicos están masificados, hay falta de personal y es muy difícil conseguir una cita para el médico.

Carol y Manasses no podían esperar demasiado. Se sentían impotentes y destrozados al ver a su hijita sufría a causa del tumor. Tenían terribles sentimientos de culpabilidad al no poder ofrecer a Melyssa una vida mejor.

Los padres finalmente decidieron por propia iniciativa investigar por la red. Abrieron dos página e hicieron pública la historia de su hija.

El objetivo era recaudar la máxima cantidad posible de dinero para poder tratar a su hija en EEUU. Y su persistente lucha pronto tendría su recompensa.

Celso Palmieri, un médico brasileño, se hizo eco de la historia y llamó a sus padres.

La historia de esta familia le llegó al corazón. Se puso en contacto con su colega Ghali, médico especialista en cirugía facial infantil.

Ghali trabajaba en el hospital de Shreveport en Louisiana y se ofreció para ayudar a la familia. Juntos decidieron que toda la familia viajará a los EEUU.

Los tratamientos médicos iban a ser largos y dolorosos, y todos estaban de acuerdo con que Melyssa necesitaba a su familia durante esta difícil etapa.

Una organización sin ánimo de lucro se hizo cargo de todos los gastos: tanto los de viaje como los del tratamiento médico.

Los padres de Melyssa no podían dar crédito a lo que les ocurría.

“Estábamos desesperados y necesitábamos salvar la vida de nuestra hija. El cirujano brasileño nos dijo que la pequeña podía morir ya que su tratamiento alternativo podía colapsar todo el sistema inmunológico de Melyssa, de por sí ya muy debilitado” comenta la madre a Daily Express.

Pero pronto el sufrimiento de Melyssa iba a terminar. Cuando los médicos reconocieron por primera vez a la niña se quedaron en shock. No podían dar crédito al tamaño y a la dificultad del tumor, el cual había comenzado a atacar el mentón y los dientes de la niña. El tumor era como un parásito que devoraba el cuerpo de la pequeña Melyssa.

La intervención quirúrgica iba a ser más complicada de lo previsto. Y no era del todo seguro el éxito de la operación.

Cuando el gran día llegó, Melyssa estaba preparada para la operación. Su familia permaneció sentada nerviosa en la sala de espera. El reloj marcaba cada hora ininterrumpidamente, y cada minuto que pasaba reducía las posibilidades de que Melyssa sobreviviera.

¡Por fin! Tras 8 largas horas de duración la operación terminó. Los médicos habían extirpado 2,5 kilos de masa tumoral y todo había ido bien.

Melyssa podía comenzar una nueva vida. Cuando se despertó de la anestesia apenas podía creer lo que veía reflejado en el espejo.

Como resultado de la intervención solo le quedó a la niña una gran cicatriz.

Se le veía una niña sana y se sentía mejor que nunca. ¡Fue el mejor día de su vida!

Transcurridas unas semanas Melyssa pudo por primera vez comer por sí sola.

Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, la situación es mucho mejor ahora.

Durante los próximos 10 años Melyssa tiene que hacerse controles rutinarios para comprobar que el tumor no se reproduce.

Todo ello tendrá unos costes económicos pero varias organizaciones sin ánimo de lucro han manifestado su intención de ayudar a la familia en este camino.

Melyssa es una niña muy valiente. Junto a su familia y a médicos expertos ha conseguido hacer frente a un terrible tumor que una vez puso en peligro su vida.

Es increíble ver lo que pasa cuando las personas se unen y se ayudan los unos a los otros.

Melyssa y su familia pueden vivir ahora una vida feliz y saludable – y esto me hace sentir feliz.

¡Comparte esta preciosa historia en el Facebook si tu también quieres difundir noticias positivas entre tus amigos!

¿Que opinas?